el leon y la madre

Un chico, hijo único, de 37 años me pide una consulta particular:

>>> PREGUNTA

“Recientemente a menudo pienso en un sueño-pesadilla que recurria bastante frecuente en mi infancia, creo, más o menos, entre los cuatro y seis años. A distancia de mucho tiempo todavía me pregunto cuál fuera su sentido y cuál el mensaje inconsciente que quiso comunicarme. Querría saber luego si es posible hacer luz sobre este sueño misterioso: estoy en un espacio indefinido y lejano, acerca de una decena de metros o quizás menos, delante de mí veo la figura de mi madre, de frente, vestida de negro y sentada en una enorme y larga mesa – ella está muy seria y concentrada en el escribir sin tregua sobre de un gran libro. A lado de ella a su derecha, bajo o quizás delante de la gran mesa, yace a tierra en posición de guardia un poderoso león, estatuario e impasible, da miedo pero al mismo tiempo es elegante, inmóvil mientras mira hacia el vacío al exterior a la izquierda de la escena. Busco en algún modo de ir a alcanzar a mi madre, o de cualquier modo de comunicar con ella pero no me ve y no me escucha, tampoco el león se da cuenta de mi presencia. Poco a poco que esta situación persiste, desde el fondo de la escena inicia a producirse una inmensa masa obscura y amorfa que va aumentando cada vez más sus dimensiones hasta dominar el entero espacio; una gigantesca ola anómala que está a punto de caernos encima a todos. Estoy muy asustado y busco con toda mi fuerza de gritar para avisar a mi madre del acercamiento de aquella apocalíptica masa infernal…pero nada que hacer, ella continúa impertérrita en su escritura y el león siempre inmóvil en su lugar. El terror sube cada vez más hasta cuando la enorme amenaza está a punto de abatirse sobre nosotros. La impotencia de comunicar con ella y la indiferencia de su parte continúan hasta al final cuando ya al momento del impacto el último grito de angustia me hace despertar de sobresalto y la pesadilla por fin acaba: yo estoy en mi cuarto, en llanto gritando de pie sobre la cama con el brazo todavía levantado en el aire indicando aquella horrible amenaza. Mi madre que me retiene sacudiéndome y me vuelve a llamar en el tentativo de hacerme volver a la realidad.”

>>> TiRADA n.1

lectura_2a

>>> introdución a la LECTURA n.1

La lectura que vamos a descubrir será bastante articulada, la pregunta que has hecho es por su naturaleza compleja, por algunas obvias razones: ante todo tiene a que ver con el pasado, tu infancia y tu familia, concierne además un sueño y por consiguiente una dimensión invisible e inconsciente – recordémosnos por fin que interpretar un sueño es un asunto bastante contradictorio como delicado, puesto que el lenguaje onírico es por naturaleza críptico y sus múltiples concomitancias y contextualizaciónes posibles varían según la experiencia personal del individuo. Partimos de una importante premisa: en la edad asillamada “pre-escolar”, (entre 2 y 6 años), nuestro ser está ocupado no sólo en la conquista progresiva de sus capacidades motoras, sino también con los primeros contactos e impulsos, más o menos inconscientes, de su propria fuerza vital, sexual y creativa… es una fase de la vida en que el pequeño es dotado de una gran fantasía y recordamos que una pesadilla recurrente puede ser una respuesta a estrés y ansiedad de variado origen, especialmente si consiguientes al contexto familiar – del mismo modo pudiera ser un impulso agresivo oprimido o un conflicto interior que se presenta a lo mejor también en el sueño cargado de sentidos de culpa hacia los padres. De cada modo el período de las pesadillas infantiles es un momento de paso importante en el crecimiento de cada persona. Será bueno tener a mente todas estas cosas durante la lectura, sabemos bien que las primeras fuertes experiencias emotivas cuando se es niño son muy importantes e incisivas sobre nuestro desarrollo psicofísico y espiritual. Algunos acontecimientos y dinámicas socio-familiares de aquella particular edad, que no recordamos a menudo, no sabemos o tampoco nos imaginamos lejanamente, pueden haber marcado en modo profundo a nuestros cuatro centros energéticos (en el lenguaje simbólico del Tarot, respectivamente: “OROS” energía material y corporal – “BASTOS” energía sexual y creativa / artística – “ESPADAS” energía mental / intelectual y cultural – “COPAS” energía sentimental y emotiva).

Lo que ahora estamos yendo a indagar creo también sea conectado a tu vida actual y que las concomitancias de este sueño / pesadilla hayan tenido repercusiones sobre todo el arco de tu vida. Podría equivocarme, pero las cartas que has extraído, de momento, nos dicen justo esto…

>>> primero desarollo de la TiRADA n.1

lectura_2b

>>> LETTURA n.1

Mira, las cartas que han salido representan magistralmente tu sueño, vamos ahora a interpretarlas en una forma puramente figurada: en el medio estas tú, energía joven que viene al mundo, (I. el Mago), tu madre observa sobre la izquierda, fatalmente representada por el arcano “XI. la Fuerza” mientras inmoviliza el león: mejor podríamos decir que este carta es el símbolo mismo del animal en su inactividad (creatividad que pide expresarse). Entre tú y ella el “VII. el Carro”, que parece ser testigo de tu energía vital en llena evolución, (también el vuelve hacia el león), y representa el movimiento que te empuja hacia la madre, pero incluso podría significar una fuerte emoción que quiere salir o una rabia liberada – y en fin, al mismo tiempo, ¡quizás si no sea en cambio el simple ícono de tu padre! Sobre la extremidad izquierda aparece en cambio la otra proyección de la madre, el arcano “II. la Papisa”, que impersonifica la madre distante e impasible, ocupada con la escritura de un libro, escuchándose ella misma alejada del mundo, resumiendo su vida o quizás celando un gran secreto… Entre tú y ella un obstáculo, una bloque emotivo y psíquico, una impuesta estructura que no permite el contacto; ella está lejana envuelta en un aislamiento impenetrable, te observa en apariencia pero en realidad están separados por algunas circunstancias (X. la Rueda). Éste es el cuadro escenografico y alegórico de tu pesadilla, curioso es el hecho que los dos personajes de la visión – “madre escritora aislada” y “león inmóvil estático” – sean dispuestos a las extremidades de la tirada y tu exactamente en medio de la representación, como si al final fuera todo un gran espejo de tí mismo y alguna angustia personal; paralelamente pero también un blanco fatal, “víctima” involuntaria de un momento familiar difícil y una madre afectivamente “lejana.” Debes saber que los símbolos y los personajes de tu sueño cuentan al mismo tiempo tu dimensión profunda “interna” y aquella “externa” de las situaciones, del círculo familiar etc. Las cartas y las imágenes que han salido están increíblemente claras y directas, ahora merecen un atención más aguda y sólo piden de ir más en profundidad: por este motivo te invito a poner otras dos cartas, una en dirección del “VII. el Carro” y una sobre ti “I. el Mago”, para aclarar mejor la lectura, sea en general, que algún otro elemento escondido.

>>> segundo desarollo de la TiRADA n.1

lectura_2c

>>> continua la LECTURA n.1

Podemos decir que a la época del sueño, o en un período no muy lejano, hubieron circunstancias familiares delicadas, un momento difícil, quizás un enésimo alejamiento entre tus padres y algo no expresado. Parece que tu padre sea una persona muy “diferente” a tu madre, un hombre del carácter exuberante, materialista y despierto – algo nos dice que a la época a menudo estuviera ausente, a lo mejor por un trabajo de relaciones comerciales que lo llevó a moverse con frecuencia; además me arriesgo a decir que probablemente sintió el deseo de ir a otro lugar, lejos de tu mamá y cerrar para siempre esta relación: parecería que antes de aquel período ya hubieran intentado separarse. Añadiría por absurdo que quizás tenía que cerrar o manejar, alguna otra relación a sus espaldas, totalmente escondida… también podría ser un aborto en curso de parte de una hipotética amante oculta o tal vez de algunos potenciales hijos no reconocidos. De otra parte tu madre – personalidad absolutamente diferente de aquella de tu padre – viviendo en constante conflicto y perplejidad con el cónyuge, incapaz de reconciliar deseo y realidad, iba hacia un largo período de “renuncias” y profundas meditaciones sobre su relación inestable además sobre su nueva vida de mujer / madre. Puso en tela de juicio una vida amorosa con tu padre y al mismo tiempo se cerró la posibilidad de encontrar a un nuevo compañero, y de reflejo nuevos estímulos creativos en general: he aquí pues una evidente bloqueo de la energía sexual y creativa, (el león inmóvil), una mujer que estaba sacrificando parte de sí misma y por consiguiente la necesidad urgente de hallar todo su original entusiasmo, entregándose a su instinto más verdadero, matriz de futuro crecimiento y expresión personal, (XI. la Fuerza). Puede darse que también fuera un momento de dificultad económica y tu madre tuvo que hacerse a cargo de tu sustentación, a causa de la continua ausencia del marido. En este sentido parece claro porque sus preocupaciones le quitaron serenidad y por consiguiente quizás faltaba a un atención cotidiana del niño y de los estados de ánimo de éste. Un ideal de familia “perfecta” se le derrumbába encima, con toda una serie de ansiedades y continuas reflexiones. Sin duda toda esta problemática ha recaído inconscientemente también sobre tí, sea a nivel psíquico que emocional. El magma oscuro que amenaza con sumergir a tí y a tu madre representa las diferentes caras de una misma moneda, sea por ti que por la figura materna: ciertamente la dura prueba para tu madre, y de tu parte, el miedo a una energía “desconocida”, situaciones familiares que cierto no pudiste comprender a la época, negatividad dentro y fuera de tí que en alguna manera tuviste que indirectamente afrontar, en la sombra del inconsciente… He aquí entonces el deseo latente en la dimensión onírica de liberar toda tu rabia e impotencia además del inevitable instinto de desempeñar un papel de “apoyo” en la tríada familiar: expresar el propio sentimiento, intentar de “salvar” y al mismo tiempo “juzgar” la situación emergente. Esto ha interferido indudablemente con el natural flujo de tus recursos vitales y ha molestado tu parte más receptiva: al final tu madre en el sueño podría ser a su vez un paralelo especular de tu lado femenino; de aquí el drama interior y la incapacidad de reanudarte a aquella parte, sabemos bien que nuestra alma es, por su naturaleza, andrógina. Resumiendo, has sido atropellado involuntariamente por los acontecimientos, tu posición al centro de la lectura lo confirma abiertamente – además es obvio que tú fueras al centro de la atención, especialmente de tu mamá. Fuiste el fácil e inmediato “blanco” de sus humores además de inevitable “espejo” inconsciente de sus deseos y expectativas.

Ahora es necesario que yo me detenga y sería oportuno un comentario tuyo y una impresión sobre lo emergido hasta ahora. Soy consciente del hecho que yo podría equivocarme, en realidad yo no tengo ninguna pretensión de decirte “verdades” absolutas, sabes que aquello que surge de una consulta de Tarot se construye y discute juntos. Además será útil hacer una última tirada, para confirmar, desmentir y añadir elementos importantes – y buscar una visión final útil para concluir de modo sabio una así particular y sentida lectura.

>>> COMENTARiO del consultante sobre la lectura n.1

Sí, efectivamente es absolutamente sorprendente como las cartas que he extraído se hayan adaptado de modo tan directo a los elementos y a los personajes de mi sueño. De veras parecidos la disposición simbólica y las actitudes de las figuras, que parecen una representación teatral de la pesadilla de mi infancia. Me esperé que algo saliera ligado a mi familia, por lo que conozco solo puedo confirmar en mayor parte lo que ha salido, sea a la época del sueño como en el presente. Mis padres viven desde siempre una relación, si así puedo definirla, enferma, incomprensible y llena de incongruencias sea de origen sentimental que de orden cotidiano. Confirmo que en pasado, tal como en mi infancia han habido numerosos hechos de presuntos divorcios – pero de hecho nunca realizados – además de las traiciones de parte de mi padre, peleas de vario tipo, a menudo degeneradas etc. La cosa absurda es que hoy “viven” todavía juntos, como “separados” en la misma casa, ella duerme desde hace años en otro cuarto, en cambio él tiene una vida toda suya, totalmente independiente bajo cada punto de vista. Mi madre es totalmente la clásica mujer frustrada e “insufrible” por naturaleza, vive en un constante “retiro” del mundo y ha abandonado cualquier idea e interés creativo; viceversa mi padre siempre vive prácticamente lejos de casa, es un trabajador incansable y fuera de éllo ama la vida mundana. Me pregunto desde hace años que es lo que los empuja en realidad a no ir cada quien por su lado, pero he dejado de meterme en sus asuntos desde hace mucho tiempo – he pasado toda mi juventud entre sus sentimientos negativos, por años siempre he visto a mi madre como una “mártir” a la cual estar cerca y mi padre como un ambiguo personaje “bueno-malo” incapaz de verdaderos sentimientos y mas bien “hipócrita”. Pero creciendo he abandonado esta visión dicotómica: madre víctima y padre verdugo. He iniciado a reconocer a mi padre en su lado mejor y he iniciado a ver en él una persona en todo caso positiva, a pesar de que no comparta su elección de vida familiar decididamente falsa. De reflejo he iniciado a re-valorar bien por el contrario los limites y “los lados obscuros” de mi madre que no hace otra cosa que alimentar en primera persona esta relación enferma, aceptandola con covardía. ¡pero luego un día, por suerte, al final he pensado de veras que si eligieron de vivir tan mal su vida conyugal habrían sido asuntos suyos! ¿No? ¿Y yo que tenía que ver en todo esto? …¡realmente nada de nada! He aprendido así a no asumir más ningún papel de “juez”, de “mediador” o “consejero” hacia ellos: pero sobre todo he dejado de preocuparme, de hacerme cargo de su relación tan destructiva, falsa y absolutamente inaceptable por mi modo de ser y mi sentir. No ha sido para nada fácil, pero he madurado en los años una buena conciencia sobre todo esto.

Por lo tanto, volviendo a la lectura del Tarot sobre mi pesadilla infantil, lo que ha emergido me es muy claro y confirma ampliamente toda una serie de intuiciones que ya estaba enfocando desde hace tiempo. No imaginé pudieran emerger así muchas cosas. Podemos continuar con el último tiro.

>>> TiRADA n.2

lectura_2e

>>> LECTURA n.2

Esta última lectura sobre el mensaje de tu sueño no hace qué reforzar la dinámica familiar emergida, y por ti confirmado. En aquel período delicado de tu infancia la relación entre tus padres ya fue orientada a un desarrollo negativo, hubo una gran incompatibilidad de fondo y sus deseos y estilos de vida habian sido completamente separados. Tu madre anheló a un ideal de “familia perfecta” sin darse cuenta que, por miedo y dificultad a acoger un fracaso inevitable (cosa que indudablemente hoy yace calcificada en su centro emocional). Estaba atándose a un hombre que no le correspondia, a un marido del que se esperó, con egoísmo e ilusiones, un hipotético “cambio.” Por otro lado había un hombre que quizás no estaba preparado a una vida de familia (…quien sabe si también él a su vez sufrió la ausencia de la figura paternal en joven edad…). En aquel período él ya fue propenso a otra vida “paralela” por aquélla que cotidianamente escenificava contigo y tu mamá, una especie de doble orgullo, quizás un modo para llenar la imagen restante de su padre que a su vez estuvo ausente del núcleo familiar – y reivindicar así su responsabilidad fallida, un buen modo de “restaurar” inconscientemente en él la imagen de un padre perfecto… Él escondió muchas cosas a tu madre, en general le costaba trabajo expresarse de modo abierto, particularmente en aquellos momentos de conflicto. Podría ser que tuviera dentro de él algo muy íntimo y que no encontrara el ánimo de compartirlo o afrontarlo, ní con él mismo y tanto menos con tu madre. Pero éste es todo un mundo que les concierne a ellos y sus asillamados “karmas” individuales, por lo tanto ahora nos detenemos aquí…

Como tú mismo afirmaste, hoy sus problemas no te pertenecen más, ya estas totalmente “inmune”, ahora es tiempo de respirar lejos de aquellas circunstancias no resueltas, has salido de ello con alma y cuerpo, y ahora puedes mirar y comprender con una perspectiva clara lo que ha ocurrido en tu niñéz. Creo que tus recientes reflexiones sobre aquella pesadilla otra no son que un último residuo emocional de aquella entrada “traumática” en familia, en medio de un clima tan tenso e inestable; una última regurgitación que yacía en la barriga de tu “yo” niño. Mira las sombras de aquella edad y todo aquel dolor que también has absorbido en los años que seguieron, ahora lo que era incomprendido ha salido a la luz, iluminado por tu conciencia, has tesoro de lo que has aprendido. Ya eres libre de ser tú mismo y relacionarte con tranquilidad y comprensión, expresando a tus padres, así como al resto del mundo, todo lo que sientes realmente. Has “lavado” tu corazón y tu mente de lo que has acumulado involuntariamente: rabia, miedos, sentidos de impotencia, inútiles responsabilidades y negatividad de vario género. Tu alma incondicional y serena tiene más que nunca el poder de vivir, crear, ser y amar en el mejor de los modos: tu león ha vuelto a correr y tu parte femenina se ha convertido en un águila que crea los mundos en los que volar… ¡que sea LUZ sin fin! DANiLO

>>> COMENTARiO final del consultante

Gracias, por tus palabras… lo que me has dicho hoy es muy importante para mí, he iluminado definitivamente lo que en verdad ya conocí. Ciertamente no podia imaginar toda una serie de detalles escondidos así articulada y la posibilidad de ver profundamente entre una pesadilla con el Tarot. Ahora siento y comprendo que aquella experiencia onírica fue en realidad un proceso natural de expresión emotiva: en este sentido lo que retenemos en nuestra vida cotidiana se manifiesta en nuestra sombra… y hoy, después de esta experiencia contigo creo de haber comprendido bien este tipo de cosas.

CBD Tarot de Marseille by Yoav Ben-Dov